Los escenarios futuros mundiales dibujados por las grandes prospectivas medioambientales

La Alianza nacional francesa de investigación para el medio ambiente (AllEnvi) publica un estudio sobre el futuro medioambiental previsto a partir de los escenarios planteados por importantes estudios prospectivos internacionales. Se abordan dos preguntas: qué vislumbran dichos escenarios y hasta dónde llegan sus planteamientos. Mientras la gama de hipótesis futuras es dispar −del «Caos» a las trayectorias de «Sinergias positivas», o de la degradación a la mejora del medio ambiente−, los suelos y el agua son los elementos que se enfrentan a las mayores amenazas. Las perspectivas de estos escenarios muestran ciertas lagunas en lo que respecta al mar, los océanos, el litoral y los bosques, aspectos que deben  abordarse con urgencia.

Route des Crêtes en la costa mediterránea francesa. © Inra, Véronique Gavalda
Nicole Ladet - Audrey Béthinger - Bertrand Schmitt, traducido por Marta Gómes
Actualización: 11/09/2017
Publicación: 31/03/2017

Este estudio, llevado a cabo por el grupo transversal «Prospectiva» de la AllEnvi, se nutre de 99 prospectivas internacionales de  menos de 15 años en las que entran en juego 307 escenarios relativos al medio ambiente y que constituyen un material representativo de las visiones occidentales del futuro a nivel mundial o de grandes regiones para 2030, 2050 o 2100. En la mayoría de los casos, dichas prospectivas están destinadas a respaldar decisiones públicas y, por tanto, a orientar la acción. Se basan en escenarios diversos y contrastados que permiten vislumbrar el futuro y combinan las ciencias medioambientales y las ciencias sociales. Asimismo, plantean reflexiones sobre cómo nuestras sociedades pueden redefinir su futuro y destacan la importancia que revisten las cuestiones de gobernanza a diferentes escalas en la determinación de nuestro porvenir.

Para analizar estos escenarios, los investigadores los han agrupado en 11 familias según las visiones de futuro que representan. Dichas familias pueden clasificarse en tres grandes grupos: las familias del declive, constituidas por 3 familias de escenarios con una pronunciada degradación del medio ambiente; 3 familias con prioridades económicas y sociales que no incluyen preocupaciones medioambientales y que conducen también a la degradación del medio ambiente. Y por último, 5 familias –proactivas respecto a la gobernanza estatal o a la movilización de la sociedad civil– que dan prioridad al medio ambiente, pero cuyos logros son ambivalentes en términos de calidad medioambiental. Prospectiva ScenEnvi - Figura 1. © Inra
Prospectiva ScenEnvi - Figura 1 © Inra
  (En verde: familias que dan prioridad al medio ambiente. En azul: ninguna prioridad al medio ambiente. En gris: familias del declive. Las cifras indicadas en los distintos globos corresponden al número de escenarios por familia)

Visiones con ángulos muertos

Los factores determinantes que rigen los cambios previstos en estos escenarios son la gobernanza (40 %) y la economía (25 %) seguidos, en tercer lugar, de la sociedad. La I+D solo interviene en el 15 % de los escenarios como uno de los dos principales factores, pero más por su capacidad para ofrecer soluciones que por su función de alerta. El estado inicial del medio ambiente y la demografía tienen poco peso entre los factores que determinan las trayectorias. Con todo, el cambio climático se incluye como factor determinante en 50 de los escenarios, y el estado general del medio ambiente, en 46. La biodiversidad, la contaminación y la degradación de los suelos y los recursos hídricos están presentes en un número muy reducido de escenarios, mientras el mar y los océanos apenas se mencionan a pesar de que los conocimientos y los datos científicos publicados sobre estas cuestiones muestran que hay razones para alarmarse. El estudio formula la hipótesis según la cual la falta de repercusión de estos temas en la sociedad los hace invisibles a ojos de los responsables de la toma de decisiones y de las partes interesadas. Por el contrario, el trabajo de asesoramiento y análisis del IPCC parece haber dado sus frutos en la toma de conciencia sobre el clima.

El corpus analizado excluye las prospectivas regionales o locales que, sin embargo, podrían permitir tomar en consideración una serie de trayectorias (fuera de las familias identificadas en el estudio) que, pese a una gobernanza estatal deficiente, registran algunas mejoras medioambientales a través de sus dinámicas locales (cuadrante vacío en el esquema anterior).

Visiones prudentes en cuanto a las posibilidades de mejora del estado del medio ambiente

De los 307 escenarios estudiados, menos del 30 % muestran mejoras medioambientales y todos son de familias que dan prioridad al medio ambiente. Ahora bien, no todos los escenarios que priorizan el medio ambiente conducen sistemáticamente a la mejora de este. El 20 % de todos los escenarios analizados muestra una combinación de degradación y mejora dependiendo de los distintos compartimentos ambientales (agua, suelo, clima, biodiversidad, etc.). El 50 % restante describe una trayectoria que lleva a la degradación del medio ambiente. Aparte de esta visión un tanto desalentadora, las trayectorias contempladas incluidas las más optimistas desde el punto de vista medioambiental presentan una intensificación del riesgo de catástrofes naturales como inundaciones, olas de calor, temporales, etc. Paralelamente a esta visión poco optimista, las trayectorias contempladas se acompañan con frecuencia de un aumento de los riesgos medioambientales con independencia del tipo de riesgo previsto.  
En este panorama más bien sombrío, es necesario ver también la voluntad de los autores del estudio de no caer en un optimismo excesivo y de tomar en consideración ciertos daños medioambientales que son ya difícilmente reversibles. Así, para los recursos hídricos y los suelos, los escenarios plantean más una degradación que una mejora. Pese a ser pocos los escenarios que se preocupan por las consecuencias en los bosques, los océanos o el litoral, dichos escenarios también llegan a la conclusión de la degradación en la mayoría de los casos.

Consolidar las visiones para los programas de investigación

Sobre la base de 99 prospectivas y 307 escenarios, este estudio permite superar algunos de los sesgos inherentes a los estudios prospectivos elección de fuentes de información, composición de grupos de expertos, etc. y ofrece un panorama preciso de los datos utilizados y los aspectos más desatendidos. Respecto a la biodiversidad, se espera que las iniciativas desplegadas por el IPBES (plataforma intergubernamental científico-normativa sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas), siguiendo el modelo del IPCC para el clima, lleven a una mejor toma en consideración de estos datos. Para los bosques, el litoral y los océanos, existe una necesidad urgente de desarrollar este tipo de iniciativas.
Toda esta perspectiva general contribuye a estructurar una visión a largo plazo que oriente los programas de investigación científica. En este sentido, puede resultar útil para ayudar a cualquier organismo de investigación o región a fijar sus prioridades.

Contacto
Delegado del INRA para el conocimiento experto colectivo :
Bertrand Schmitt, Audrey Bethinger

El estudio ScenEnvi

Contribuir a la reflexión estratégica

El estudio ScenEnvi ha sido realizado por el grupo transversal «Prospectiva» de la Alianza nacional francesa de investigación para el medio ambiente (AllEnvi) que federa, planifica y coordina la investigación medioambiental en Francia con el fin de dar respuesta a los grandes desafíos sociales relacionados con la alimentación, el agua, el clima y los territorios. El INRA es uno de los miembros fundadores de la alianza junto a otros 11 organismos y 16 miembros asociados.

La Delegación para el conocimiento experto colectivo, la prospectiva y los estudios del INRA ha contribuido de lleno a la dirección, coordinación y realización de este estudio. Tras definir el corpus, los diferentes escenarios se describieron sobre la base de fichas de lectura y se clasificaron según dos de sus principales motores entre los siguientes: gobernanza, demografía, economía, social, medio ambiente, o tecnología (y ciencia).

El interés para el INRA

Pregunta a Bertrand Schmitt, delegado del INRA para el conocimiento experto colectivo, la prospectiva y los estudios

«Desde mi punto de vista, el interés reside en poder re-situar nuestros desafíos agrícolas, agro-medioambientales y alimentarios en un espectro de futuro más amplio que la simple continuación de tendencias, y basar nuestra reflexión en las diversas trayectorias que pueden seguir las sociedades (pongamos como ejemplo el posicionamiento de los trabajos realizados sobre la cuestión de la seguridad alimentaria mundial). Se trata por tanto de verificar que tratamos efectivamente todas las cuestiones esenciales que los estudios prospectivos han puesto de relieve, y que los resultados de la investigación y los conocimientos e innovaciones resultantes desembocan en decisiones acertadas, esto es, adaptadas a las diversas trayectorias».